Acuarela Fina y Extrafina

Acuarela Fina y Extrafina

La acuarela Sennelier remite a la escuela Impresionista. Sus pintores se inspiran de la naturaleza y intentan reproducir la luz natural. La acuarela les presta espontaneidad, ligereza, fluidez y transparencia que les permite notar y buscar una luz, una vibración, una forma. Cézanne, por ejemplo, pintó unas cuarenta acuarelas de la Montaña Santa Victoria. Antes, en Inglaterra y luego en Francia en las costas normandas, Turner hizo de la acuarela un arte de pleno derecho y la llevó hasta que se convirtiera en una obra maestra. Desde entonces, a la acuarela se la otorgó su título de nobleza que perdurara en la historia de la gran pintura. El Artista la aprecia por su brillo, su espontaneidad y el placer que le proporciona cuando juega con la luz del papel y la viveza de pigmentos intensos y volubles que chorrean, se unan, se arremolinan bajo su pincel, en múltiples efectos.

El triturado de las acuarelas Sennelier se realiza en la tradición con muelas que giran paulatinamente para no calentar la pasta, lo que alteraría la pureza del matiz. La operación realizada en varias etapas permite obtener la finura máxima y elimina la presencia de partículas que podrían deteriorar la perfección del lavado.

Con esta acuarela excepcional de muy alta calidad, dará a sus obras aún más fuerza por la viveza y la pureza de los colores. Se mezclan perfectamente los colores entre si mismos y dan matices magníficos. Será un placer aplicar estos colores untuosos e intensos. Gracias a la miel, sus tubos y pocillos de acuarela Sennelier serán muy resistentes al tiempo y después de cada utilización permitirá que los colores traduzcan con fidelidad las diversidades de la luz y de las formas.

47 Producto(s)
47 Producto(s)